Te sostiene

Respiré profundo, cerré los ojos y poco a poco me recostaba, sentía el frío recorriendo mi espalda, llegando a mis cabellos, sintiéndome toda mojada. Por un momento dudé y pude sentir que me ahogaba, cambié la duda por confianza y tan solo flotaba. El Sol besaba mi piel, una sonrisa adornaba mis labios, y solo pude entregarme al momento, donde las olas del mar mecían mi cuerpo, el agua me refrescaba y alguna fuerza extraña había hecho toda esa combinación para que allí estuviera yo, flotando, siendo feliz, confiando en la naturaleza, en el porvenir.

-Reina de la Noche


Hace unos días vi una frase que decía que en la lucha se pierde, cuando intentamos forzar las cosas, y no confiamos en el Poder Superior, solo nos desgastamos, y esto es demostrado en la naturaleza. Si una persona es tirada al mar (y no sabe nadar), su instinto va a ser el de miedo, querer “luchar” para sobrevivir, y con esta lucha se cansa, y al final de cuentas, se hunde, se ahoga, y pierde su vida. Sin embargo, una persona que es tirada al mar, y aun sin saber nadar, confía, mantiene la calma, pues va a flotar, porque el agua lo va a sostener. Esta fue una bonita reflexión, que nos invita a soltar, a estar tranquilos y comprender que lo que anhelas, ya es, solo falta que confíes y te sientas sostenido por Dios, por el Universo, o por aquello que creas.

Extraído de Pinterest