Aprendiz

¿Cuándo fue la última vez que te dedicaste tiempo? ¿Cuándo fue que te sentaste a estar contigo mismo/a, a escucharte?

Este año comencé a practicar yoga, desde hace un tiempo atrás sentía atracción por este estilo de vida pero no lo había ejercido, solo meditaba cuando tenía exámenes en la universidad para relajarme. Hice un taller de mindfulness y ahí comenzó todo. 

Un antiguo proverbio zen dice, “Cuando el alumno está listo, llega el maestro”. Y sí que estaba lista para ser la aprendiz de todo lo que el yoga y la meditación iban a enseñarme. 

Al principio me atraían las posturas del yoga, luego fui investigando más y resonaba dentro de mi que debía tomar ese camino. No solo son posturas, es un tiempo que inviertes en ti, en conocer tu cuerpo, tus límites; tiempo para ejercitarte mental y físicamente. Inicié las prácticas en un momento de mucha turbulencia emocional, muchos cambios, pruebas que en su momento fueron muy duras, y tener el conocimiento del yoga y la meditación hicieron de mi una persona muy distinta a la manera en que hubiera enfrentado esos retos anteriormente. 

Todavía sigo aprendiendo, no me sé todo, cada día me sorprende algo nuevo. Pero lo que hasta ahora he experimentado ha sido genial. He encontrado la calma; no en series, ni celulares, laptops o televisores, la he encontrado dentro de mi. He aprendido a sanar, a sobrellevar el dolor, de niños nos dicen “no llores”, pero si llorar es bueno para sanar, soltar esas emociones, soltar el pasado y renacer. 

A no juzgarme, y no juzgar. Cada quien tiene su historia, y por motivos conscientes o inconscientes actúa de la manera que lo hace. A aceptarme, sacar tiempo para mi bienestar, y lo que me gusta hacer. 

Ahora también soy una creyente de que el destino está escrito con lápiz, y con nuestras acciones lo vamos modificando. Creo en el destino, y lo que esté para mi en su momento llegará. Este año volvió a cambiar mi concepto hacia Dios, y el mundo, un concepto que ahora me convence totalmente, por la experiencia propia; es que somos unos seres tan afortunados de habitar en este planeta precioso, y de contar con la tecnología apropiada para poder ver más allá, los otros planetas, las estrellas y las galaxias; el universo. ¿Por qué limitarse a lo que está en los libros? ¿Lo que es tradición? Si está en nuestros ojos que hay demasiado que todavía no conocemos, que nadie ha descubierto, y por todo eso que no conocemos es que creo en tantas cosas que muchos catalogan de raras. 

Les invito a vivir con consciencia, haciéndose felices a ustedes mismos, pero no interrumpiendo la felicidad de otro. A dejar por un momento la búsqueda de la verdad, pues cuando te esmeras en buscar algo, no aparece, sin embargo cuando dejas de buscarlo, mágicamente lo encuentras, pues dentro de ti seguía la intención de búsqueda, la esperanza del hallazgo. Vivan en armonía y respeto con todo ser viviente que les rodea. Sean un libro abierto dispuesto a escuchar, dispuesto a contar lo que a otro le puede funcionar. Vivan su propia verdad, no aquella que les imponga la sociedad.

Con amor y mucha luz, 

Su Reina de la Noche

Advertisements