Diciembre

El mes más esperado, el más recordado, el mes de abundantes sorpresas, y muchos regalos. ¿Qué tal si regalas amor? ¿Qué tal alegría? Algo más puro, y que agranda sonrisas. El mes también donde se siente el vacío del que ya no está, el mes familiar, tradicional, donde las visitas no paran de llegar.

Navidad es triste, cuando no sabes que esa alma te acompaña desde otro lugar, cuando no has aprendido a agradecer todo y a solo esperar ver cada ser volar, a tu lado o frente a ti, abriendo los brazos al porvenir. Triste cuando no has querido darte cuenta que “eso” debía pasar para que crecieras, fortalecieras tu caminar.

Chocolate caliente, el frío para abrazar, el árbol imponente con sus luces de navidad. Este celebrar puede ser cualquier día, para mi la diferencia radica en el clima. 

Sal de la tradición, y regala tu amor cada día; la paz, la felicidad, la prosperidad. No esperes ver un árbol navideño, para vivir con la misma euforia, entusiasmo y plenitud de un pequeño.

-Reina de la Noche

Advertisements