Tiempo

“Tienes un camino que recorrer y yo uno que recuperar”. Aun recuerdo esas palabras, que me llenaron de un inmenso dolor que no tenía la más remota idea de cómo iba a soportar. Saber que sería IMPOSIBLE saberlo mío, era una enorme decepción, luego de haberme enamorado, simplemente se iría como si nada sucedió. E14878b959d3f445ec31a074336b71c1al tiempo no estaba para nada a mi favor y yo recordaba el pasado, en que él me hizo la joven más feliz, más segura y confiada de sí; también en el futuro, en el dolor que implicaría atravesar su partida. Pero, ¿y al presente, qué le dejé? Las amarguras de situaciones que en ese momento no me correspondían, que ni siquiera llegaron a suceder, y cuando pasamos por esto, vemos la importancia y belleza de vivir el aquí y ahora, este preciso momento.

“No quiero que pierdas todo lo que otra persona pueda darte.” Era por mi bien, él me quería, pero no podía ser egoísta como para mantenerme a su lado sabiendo en lo que terminaría. Quería que yo viviera al máximo cada segundo de mi vida, aun los que compartía con él. Que me enfocara en el presente, que aprovechara y disfrutara, que valorara cada detalle, que disfrutara el viaje de la vida, que viviera sin ataduras, ni a cosas o personas;  que no me preocupara o angustiara, al final, t o d o   p a s a.

Después de un año de esta experiencia que viví, puedo decir que entiendo por qué todo sucedió, soy feliz, y que aunque él no se encuentre para recordarme ciertos detalles que me enseñó, la vida me ha puesto increíbles seres humanos que básicamente me dicen lo mismo cuando ven que estoy por caer. Me alegra y siento paz, le di todo el amor que le pude dar; espero y encuentre su otra mitad, aquello también me alegrará. Porque cuando quieres verdaderamente a alguien, su felicidad es la tuya, aunque esa felicidad implique mucha distancia. Su sonrisa debe ser capaz de llenar tu alma, de hacerte sonreír más fuerte porque ese ser querido es feliz, porque eso sí que es amor, ¿no?

Hoy, con un montón de materias que estudiar, reportes que hacer, me detuve; e hice algo que me encanta; escribir. Porque para ello estoy viva, para ser feliz disfrutar, hacer lo que me gusta, y que a través de mi otros puedan aprender.

Confieso que me identifiqué en el 90% con la película “Me before you” (Yo antes de ti). Verla me conmovió tanto, y permitió que viera desde otra perspectiva una historia parecida a la que viví. Los que me quieren y me conocen podrán decir que él fue un inútil, por tiempos pensé así, pero es la fecha donde puedo decir que fue una experiencia que me marcó, y me ha ayudado muchísimo en diversos aspectos de mi vida. Un amigo compartió conmigo una frase de Brian Weiss hace unos días: “Las relaciones no se miden en tiempo, sino en lecciones aprendidas”. 

Y qué gran lección tuve…

-Reina de la Noche

Advertisements