Cómplice de Venus

Nubes de oro esparcidas en el cielo; fue todo lo que me dejó. ¿Qué más podría pedirle, si con tan solo tener ojos con los que apreciar tremenda hazaña sería inmensamente feliz?

Fueron perdiendo su brillo, se fue apagando la luz… Pero desde el este se asomaba una dama encantadora que con la noche coqueteaba, quería lucírsela; enamorar; mas no venía sola su amigo Venus venía detrás. Ella le sonreía a todo el que elevara la vista, quizás se reía de Venus que la quería alcanzar, pero ella muy rápida no paraba de avanzar.

Una expectadora más, una expectadora menos, ¿qué daría?5101da2f8cb616a9c917baa30986a63c

Me adentré en la noche y comencé a jugar, cómplice de Venus para a ella poder atrapar. Tan cerca de tocarla y se alejaba un poco más, nos miraba y se reía; continuaba su habitual travesía. En aquel juego se nos fue la noche, ellos se despidieron y sola me quedé, como en un desierto sin saber qué hacer.

Y las nubes de oro recobraron su color, volvió la luz, volvió la alegría; el cansancio todo mi cuerpo recorría. No hice más nada, me detuve, sentí, fui…

Y desperté en los brazos de la neblina.

-Reina de la Noche

Advertisements